jueves, noviembre 17, 2005

La Muerte me golpea

Si tuviera algún lector habitual, sin duda se preguntaría el por qué de esta extraña pausa en mi ritmo de posteo habitual.

La razón es de peso: mi novia, la luz de mis ojos, mi musa y mi inspiración, amiga y confidente, compañera cariñosa y amante apasionada, murió la semana pasada de manera fulminante, sin siquiera darme tiempo a despedirme de ella.

No sé si a alguno de los que leais esto os ha pasado algo parecido, pero la sensación es verdaderamente dolorosa. Sólo era una niña: tenía 22 años. Teníamos un futuro juntos. Ahora todos sus sueños se han perdido y el proyecto de vida que se venía gestando desde hace unos meses se ha desmoronado como un castillo de naipes golpeado por la violencia de un mazazo.

Soy duro y soy joven, lo superaré: no tengo más remedio. Pero pienso en ella, tan niña, tan sola y tan vulnerable y sé que yo no estoy ahí para protegerla, para aconsejarla. Ella tenía terror a estar sola y ahora no puedo estar con ella.

Supongo que esto me hará madurar, de golpe, varios estados. Pero yo hubiera preferido madurar pasito a pasito junto a ella. Sin duda esta puerta cerrada me hará fijarme en nuevas puertas abiertas. Hubiera preferido pogresar por esa puerta ahora cerrada, ignorante de todas las demás.

Perdonadme si mi ritmo de posteo baja o se para. El dolor que tengo agarrado al pecho se me calma leyendo, pero no escribiendo. Tengo que reordenar el castillo de naipes derribado, aunque a veces, me pregunto ¿para qué, si la única persona que me interesa que lo vea ya no está?

2 comentarios:

Mikele dijo...

No soy bueno para este tipo de cosas. Simplemente y llanamente: "Lo siento"

Telémaco dijo...

Zhalim, lo siento en el alma. Hace tiempo que no visitaba tu blog y hoy al hacerlo me he quedado helado.
Un abrazo.