lunes, julio 10, 2006

Cambios estructurales

Como pueden ver mis queridos lectores, si desvían ligeramente su mirada hacia la izquierda de sus monitores (su derecha de ustedes, si están mirando la pantalla a la manera convencional, esto es, situados justo enfrente suyo) podrán contemplar que la descripción corta del blog, su alma, su sentido y significado dentro del turbulento mundo de la red de redes ha variado.

Y ha variado porque así lo ha decidido el augusto creador y mantenedor (qué feo es a veces el castellano... con lo bonito que es maintainer: poesía) de este su blog, que casualmente soy yo mismo. El motivo no es otro que ya no soy un programador. Bueno sí, es cierto, trabajo como tal, pero ya no me siento así. No me siento programador ni por dentro, ni por fuera.

Antes, si alguien me hacía la típica pregunta: ¿qué eres?, automáticamente hacía como el resto del mundo civilizado y respondía con el trabajo. Programador decía. Y si se ponen a pensarlo, la verdad es que la pregunta es mucho más profunda de lo que parece a simple vista. Es cierto que en el uso del castellano esta pregunta, generalmente formulada por cortesía, requiere del preguntado por su trabajo, su dedicación; pero si reflexionan sobre ella se darán cuenta de que estamos tan profundamente absorbidos por la sociedad que nos identificamos ante los demás por las tareas productivas que nos han sido asignadas. A mí me parece bastante trágico estas sutiles técnicas de lavado cerebral para mantener unida a la sociedad de hormigas, así que he decidido oponerme a la respuesta tópica y darle el sentido que debiera tener. Y yo, queridos lectores, me siento escritor, aunque no sea más que un aprendiz. Pero soy joven y tengo tiempo. Aprenderé.

Después de pensar durante muchos meses sobre centrar el blog sin acabar teniendo nada claro (como pueden leer aquí), después de escribir un post y pensar en algunos más que se están cociendo, he decidido convertirlo en mi espacio particular de reflexión literaria. Intentaré ir poniendo las trabas que me encuentro para escribir, las cosas que voy aprendiendo, algunos blogs que me llamen la atención, relatos que vaya escribiendo durante el proceso de aprendizaje... Una forma de reflexionar y organizar mis pensamientos, convirtiendo esto de hecho en un pensadero.

Como mis lectores más antiguos saben, por supuesto acabaré escribiendo sobre cualquier otra cosa, pero espero que a nadie le importe. Deléitense con los posts que les gusten, no lean los posts que no les gusten y siéntanse como en su casa, pues un escritor sólo puede existir a través de los que lo leen. Sin ustedes, yo no soy nada.

1 comentario:

Mikele dijo...

A mí cuando me preguntan que soy, me gusta decirles que soy "Escritor de código". Es una pequeña licencia que me tomo, para desconcertar un poco a los demás. Eso de programador suena muy metódico, ordenado, rígido. Lo de escritor le da un aire más caótico-creativo.