miércoles, noviembre 22, 2006

Qué he aprendido como blogger

Hoy he leído un interesante (cómo no) post-meme en Javi Moya: ¿Qué he aprendido como blogger?, y como lo pasa a todo el mundo que lo quiera, voy a hacerlo, porque sí que ha habido algunas cosas que he aprendido en estos dos años (¡cumplí dos años y me acabo de acordar ahora!).

-Hay escritores (mucho) mejores que los que publican libros.
-Hay escritores (mucho) peores que los que publican libros.
-No es necesario tener una licenciatura específica (en realidad, de ningún tipo) para informar al ciudadano de las cosas que ocurren a su alrededor. Los periodistas titulados son un timo aún mayor que los informáticos titulados.
-La blogosfera es una meritocracia pura y auténtica. Aquí no se la puedes chupar a nadie para que sólo te lean a ti, para que sea la tuya la única opinión que se oiga. Los que están arriba siempre son lo mejor de lo mejor, aupados por él público sin maniobras de publicidad estilo sovético-stalinista. Esto también nos lleva a blogs absurdos aupados por una masa que demuestra una vez más ser la suma de las estupideces de la gente que la compone (no me pidan ejemplos, que me lanzo).
-Hay músicos (mucho) mejores que los que publican discos.
-Hay músicos (mucho) peores que los que publican discos.
-El ser humano no sabe ser humilde. Aún el escritor blogosférico más humilde piensa que está participando de la revolución popular del siglo XXI, que está ayudando a cambiar el mundo. Reconozcámoslo: somos cuatro gatos. En el MundoReal le hablas a alguien de la blogosfera y te pone cara de no tener ni idea de lo que estás hablando (lo que demuestra que la gente en general no son buenos actores).
-Si eres tia y pones fotos de tus tetas y hablas de tu vida sexual como si la vida real fuera Sexo en Nueva York, conseguirás 20.000 visitas al mes a partir del tercero de vida del blog.
-En el mundo hay (muchos) más artistas de los que parece. Lo que da lugar a interesantes teorías sobre el futuro de la sociedad en los países civilizados (al menos en la Vieja Europa).
-Que una obra no haya sido escrita en un libro, grabada en un disco o expuesta en un museo no le quita el estatus de arte.
-Que una obra haya sido escrita en un libro, grabada en un disco o expuesta en un museo no le da derecho a proclamar que es arte, lo que nos lleva al siguiente corolario: "Poner una mierda en un museo no es arte: es una mierda en un museo".
-Y, para finalizar, lo más importante que he aprendido en estos años de blogger, es que cosas como el lugar de nacimiento, el nivel de estudios o el trabajo que se desempeñe no es importante si se compara con la profundidad de espíritu, la forma de percibir el mundo y las ganas de aprender. Las almas mas sensibles lo aprendieron con Miguel Hernández. Yo soy un poco más tarugo, y ha tenido que ser la blogosfera la que me abriera los ojos. Por eso intento agradecérselo colaborando para su mayor gloria. No lo hago al nivel que me gustaría, pero es mi granito de arena.

Así que todo esto (y todo lo que me olvido) es lo que he aprendido de vosotros, mis queridos bloggers. Y es por esto que permaneceré aquí hasta que me echen. Intentando que expongan mi mierda en un museo, porque esa será la única forma en la que pueda adquirir el estatus de arte.

Y aunque ya Javi se lo pasa a todo el que quiera, a mi me gustaría pasárselo de manera más personal a Eduardo Allende (quien no me deja llamarle maestro, aunque lo sea), y a Jaime Rubio, si me leyera (que lo dudo).

2 comentarios:

Eduardo Allende dijo...

Por supuesto, no tomo el testigo, pero prometo publicar mañana algo relacionado con ello y que, oh casualidad, tengo ahora mismo en el horno.

Jaime dijo...

Ejem... Er... Yo... Er... ¡De acuerdo, no te leía! ¡Pero te había leído! Sabía que Neuromancia era el blog del actor. Y me gustó. En serio.

(Sonríe satisfecho, sin ni siquiera sospechar que a cada palabra está quedando peor.)