lunes, julio 25, 2005

Viciado al SoulCalibur 2

Jope, llevo un vicio de este magnífico juego que estoy que no me aguanto. Debido a mi natural despistado y errático, los videojuegos no me atraen en absoluto. Salvo honrosas excepciones, como es el caso.

Ya había jugado al SoulEdge, y al SoulCalibur 1, pero siempre en máquinas de esas de echar dinero a las que van los adolescentes frikis o los "niños co" (algún dia os explicaré que es esto, aunque los zaragozanos me entenderán), unos a jugar, otros a hacerse los duros. Pero esta vez es diferente, pues un amigo mio se ha comprado la GameCube y, con ella, el SoulCalibur.

Llevo ya tres fines de semana jugando, pero no me había conseguido viciar. Me gustaba, qué duda cabe, pero no se me bloqueaba la respiración cada vez que pensaba que no podría jugar durante una semana. ¿Por qué me ha dado ahora? Por que he caído en mi tentación.

Hagamos un preámbulo: a mi me llaman friki por todas partes a las que voy, pero es porque no me entienden. Yo soy eminentemente rolero. He jugado a rol, juego a rol y jugaré lo que me resta de vida. El resto de parafernalia generalmente asociada a este tipo de especímenes, como manga, cómics, cine de acción o videojuegos me gustan sólo marginalmente. Tampoco adolezco del rasgo más característico del friki común, que es un coleccionismo tan compulsivo que bordea el trastorno mental. Una vez más, lo errático de mi carácter me impide coleccionar cosas.

Así pues, los juegos que realmente me gustan me los tomo en plan rolero, es decir, es como si fuera yo mismo el que está alli, dándose de garrotazos con todo lo que se le presente (a mi eso de pensar uffff). Por lo tanto, si voy probando cada vez un personaje distinto, el juego no reviste el más mínimo interés, ya que es un muñecajo absurdo el que hace gestos y suelta grititos (más o menos amenazadores, pero grititos), y con lo que te puedes reír si estás con los colegas.

Con cada uno de los juegos a los que más he jugado siempre me ha pasado lo mismo. Jugaba sólo con Protoss al StarCraft, sólo con hechicera al Diablo 2 (aquí tengo que reconocer que cuando salió la expansión pillé la asesina), sólo tenía un personaje de nivel aceptable en Everquest (un beastlord iksar)... y no jugué al Warcraft 3 porque no podía elegir los Elfos de la Noche de primeras, y me niego a jugar con otra cosa.

Como el SoulCalibur 2 me gustaba mucho de veras, me puse a jugar en serio, y elegí un personaje. Al sentirme parte de él, dejó de ser un muñecajo para convertirse en mi avatar en la pelea. Era como si yo llevara sus armas, y golpeara a los enemigos. No puedo jugar con otra cosa, porque sólo serán muñecajos. Éste es distinto, y ahora estoy viciado. Mi enferma mente rolera sólo puede vivir en el mundo de SoulCalibur y la realidad me parece tan deprimente que necesito sumergirme más en ese juego. Pero no lo tengo, y no voy a poder jugar hasta quien sabe cuando. Jo.

Si alguno ha jugado a este juego y le interesa, mi personaje es Necrid.

1 comentario:

Mikele dijo...

Vaya, eres rolero y solamente te han llamado friky!! Alucinante, por que por estas tierras yo, que también soy un buen amante del rol, soy considerado un asesino psicópata en potencia. Que matan a alguien de forma un poco fuera de lo normal(si es que esto realmente existe) ya sale en todos los periódicos la posibilidad de que haya sido a causa de un juego de rol. Nada me vengo para Zaragoza, a ver si me puedo quitar mi reputación de bicho raro.

Ah! En Diablo2 mi personaje favorito era el Druida, se llamaba Beorn.

Un juego de rol que me ha enganchado bastante es el Neverwinter Nights, que al estar hecho en Opengl es compatible en Linux, cosa esta última que puede ser vista por algunos cómo el máximo exponente del frikismo: Jugar a rol en Linux, buaff! :-)