martes, octubre 18, 2005

Sueños de Otoño

He estado pensando (es cierto, alguna vez pienso) en apuntarme para ver si me cogían como escritor en alguno de los blogs de Weblogs, SL., sobre todo en Blog de Cine y así escribir y cobrar por ello.

Este era uno de los pasos a realizar en pos de una nueva vida (¿una vida de escritor?) y, la verdad es que me atrae. Pero por mala suerte, seguí pensando y me di cuenta de que no tengo vocación de informador. Es decir, escribo lo que me gusta, y lo que me apetece contar, generalmente cosas sobre mi mundo interior. No me interesan ni a mi (salvo como ejercicio de ordenación mental y redacción). No considero que la realidad merezca ser contada tal como es. Definitivamente, no soy periodista.

Pero, si el lector me permite la licencia de soñar, la vida de "romper con todo" de la que hablaba ayer me gustaría que pasara por ganarme la vida dándole a la tecla, como escritor. Sin tener un sueldo fijo. Vendiendo artículos, relatos, lo que sea. Cuanto más escribes mas ganas. Así de simple. Eso sería algo increíble, mi vida perfecta. Además, se incluye el romanticismo de ser "escritor". Si si, exactamente eso que todos sabemos que podemos ser (pronúnciese con una "leve" ironía).

Podría irme a vivir a un pueblo, y viajar a dónde se me antojara, teniendo en cuenta la portabilidad de la informática actual. Teniendo en cuenta mi rendimiento laboral podría trabajar 2 o 3 horas diarias, 4 dias a la semana, y tener el resto del tiempo para mi.

En fin, me toca volver a realidad, en la que tengo por delante 7 infumables horas de mirar el monitor y no hacer nada para luego volver a casa y ponerme a estudiar asignaturas de una carrera que me servirá para sentarme delante de un monitor y mirarlo durante 8 horas sin hacer nada, pero cobrando un 50% más de lo que cobro ahora.

Me invade la melancolía.

1 comentario:

JoseAngel dijo...

We're all monitored nowadays.